19 de mayo de 2009

La Poda... ¿Es fácil podar?

Podar es el proceso de recortar un árbol o arbusto. Hecho con cuidado y correctamente, la poda puede incrementar el rendimiento del fruto, mejorar el aspecto ornamental de un arbusto o árbol, etc.

En producción forestal se emplea para obtener fustes más rectos y con menos ramificaciones, por tanto de mayor calidad.

En arbolado urbano su utilidad es, por un lado, prevenir el riesgo de caída de ramas, y por otro controlar el tamaño de árboles cuya ubicación no permite su desarrollo completo.

En jardinería, específicamente, se utiliza también la poda para conseguir formas artificiales en los árboles o arbustos. Bien ejecutada y repetida con la periodicidad adecuada puede aumentar el valor ornamental de los mismos. Sin embargo con frecuencia se practica de forma inadecuada, ocasionando pudriciones de la madera que acortan la vida de los árboles e incrementan el riesgo de rotura de ramas.

Las podas se realizan normalmente en esta época del Otoño e Invierno porque los árboles entran en un período de letargo, o sea, de menor actividad y movimiento en su circulación de savia y en su crecimiento talar. De este modo disminuyen los riesgos de infección y pudrición de la planta, hay un menor sufrimiento de la misma, se preparan y seleccionan las ramas para el rebrote de Primavera, entre otras ventajas.

Podemos distinguir fundamentalmente tres motivos:


  • Motivos estéticos u ornamentales: La forma de la planta, el tamaño de la copa, el aspecto y altura del tronco, la altura total del ejemplar, ladensidad o el color de la vegetación, urbanísticos y sanitarios son ejemplos que aunque en muchos casos dependen de la elección de la especie, a la larga siempre dan origen a problemas de poda.
  • Motivos urbanísticos: El más habitual es el originado por la disponibilidad de espacio, dentro de el ámbito de edificaciones, servicios como tendidos aéreos o apertura de veredas.
  • Motivos sanitarios: La presencia de plagas o enfermedades, puede requerir la intervención de podas "terapéuticas", que hay que diferenciar ya que no se atienen a normas fijas.

Estos motivos nos orientan a definir los "Tipos de podas" de este modo:

  • Por sus objetivos finales: Limpieza. Formación. Mantenimiento. Refaldado. Renovación.
  • Por el tipo de corte realizado: Despunte. Poda de aclareo.
  • Por la época de realización: Poda en verde. Poda en seco.

Consideramos que para aprender a podar tenermos que tener en cuenta, ante todo, que el árbol es un ser vivo, y que al podar debemos ocasionar el menor daño posible y el más efectivo.


El corte correcto de una rama es entre la arruga de la corteza y el cuello de la rama. Pero, cuando se trata de ramas pesadas, hay que tener en cuenta la llamada "REGLA DE LOS TRES CORTES".

En este gráfico, del Ing. Agrónomo D. W. Reed, podemos ver la secuencia - 1 - 2 - 3 de la ejecución correcta de la eliminación de una rama.

El objetivo de esta técnica es evitar el desgaje, que siempre es perjudicial para el árbol. Teniendo en cuenta los objetivos de la poda que arriba mencionamos, todo árbol puede ser podado.

Por ejemplo, existe una poda de Palmeras que debe enfocarse de un modo muy específico: En la palmera la poda se limita a la eliminación de hojas, hijuelos, inflorescencias e infrutescencias. En algunos casos, también se lleva a cabo la limpieza del estípite.

En botánica, el estípite es el nombre otorgado al tronco de las palmeras.

El estípite, que no es un verdadero tronco, se caracteriza principalmente por la ausencia de crecimiento en grosor, contrariamente al tronco de los árboles de las dicotiledonas. Su diámetro es constante del pie de la palmera hasta el racimo de hojas terminales.

Publicar un comentario