13 de mayo de 2009

EL SUELO Y LOS ÁRBOLES...

No queremos aquí profundizar en aspectos técnicos, ya que no estamos capacitados para eso ni es nuestro objetivo, sino compartir algunos conocimientos básicos que no se pueden obviar.

Ante todo es prioritario conocer las características generales que tiene el suelo del jardín al momento de seleccionar una especie de árbol o las plantas ornamentales que quieras incluir.
Normalmente no se tiene muy en cuenta y la gente planta de todo en todo tipo de suelos sin distinción. El resultado son fracasos en la plantación y posterior desarrollo de la planta.
Por ejemplo, plantar un Roble, un Castaño, una Camelia o cualquier otra planta que precisa un suelo ácido (pH menor de 7) en suelos alcalinos (pH mayor de 7), las hojas se tornan amarillas y con los años acaban muriendo.
Recordando lo que hemos visto en los posts anteriores, debemos preguntarnos: ¿Qué aspectos del suelo es necesario conocer?

1. Textura
2. Profundidad
3. pH
4. Humus
5. Nutrientes minerales
No te preocupes si no te suenan mucho estos términos porque no son difíciles de entender. Vamos a ver uno por uno refiriéndonos sobre todo a los árboles.
1. Textura
Recordemos que el suelo puede ser arcilloso, arenoso o de textura intermedia.
Si tienes un SUELO ARCILLOSO, cuidado con los encharcamientos de agua, aquellos que duran días encharcados. Hay especies que aguantan mejor estos suelos. Por ejemplo:
Árboles:
- Abedul, Aliso, Ciprés de los pantanos, Ciruelo rojo, Fresnos, Nogal, Roble y Sauces, todas las especies.
Flores o Herbáceas:
- Agerato, Bambúes, Bergenia, Cala, Dalia, Digitalis purpurea, Helecho espada, Helecho real, Alegrías del Hogar, Lirios, Lobelia, Nomeolvides, Oreja de elefante, Primulas, Senecio.
Si el suelo es de textura ARENOSA pasa lo contrario, que es muy seco, retiene poca agua y hay que regar más. Además un suelo arenoso es pobre en nutrientes minerales y necesita más abono que uno arcilloso. Para un suelo arenoso elige árboles de zonas mediterráneas o de zonas subdesérticas que aguanten sin riego los veranos secos y calurosos. También las palmeras son muy adecuadas para suelos así.
Si el suelo es de textura INTERMEDIA prácticamente todos los árboles irán bien.
2. Profundidad
Es muy importante conocer la "historia" del terreno. Si es un terreno de relleno o una antigua construcción, si hay algún pozo ciego, etc. De la profundidad del suelo depende el porte de la vegetación que podemos tener.
Pues bien, tenemos árboles que son capaces de vivir con poca tierra en sus raíces, por ejemplo, 40 ó 50 cm. de profundidad útil.

En estos casos podrías plantar alguno de estos:
* Acacias (Acacia spp.). Las de hoja perenne, no la Mimosa.
* Aligustre (Ligustrum spp.). Hoja perenne.
* Naranjo amargo (Citrus aurantium var. amara). Hoja perenne.
* Catalpa (Catalpa bignonioides). Hoja caduca.
* Arbol de amor o Cercis (Cercis siliquastrum). Hoja caduca.

3. pH

El pH es un concepto químico de cierta complejidad. El resultado es un número, por ejemplo, este suelo tiene un pH=6,3. Hay tres tipos:
Suelo ácido: pH menor de 7. Ejemplo de suelo ácido es uno que tiene un pH 5,5. Por ejemplo debajo de las pináceas encontraremos suelos ácidos.
Suelo neutro: pH igual a 7. Los suelos con abundante humus tienden a un pH neutro.
Suelo alcalino: pH mayor de 7. Ejemplo de un suelo alcalino es el que tiene un pH 8. Por ejemplo las tierras con mezclas de materiales de construcción. (cal, cemento, arena). Un síntoma que dan los árboles con suelos alcalinos es que sus hojas amarillearán al escasear varios nutrientes, en especial, el Hierro.
¿Qué árboles NO hay que plantar en suelo alcalino (ph mayor de 7, o sea calizo, con mucha cal)? Se recomienda no plantar los siguientes árboles en suelos calizos:

Abetos, Abedul, Castaño, Alcanforero, Eucalipto rojo, Robles, Alcornoque o Pináceas.
Otros árboles que aguantan cierta alcalinidad pero prefieren un suelo ligeramente ácido o neutro (pH = 5 - 6,5):
Platanos, Ficus, Magnolia, Acacia o Tsuga del Canadá.
En cuanto a FRUTALES no se recomienda plantar los siguientes frutales en suelos calizos:
Kiwi, Castaño, Papayo, Cerezo, Limonero, Mandarino, Manzano, Membrillero, Naranjo y Peral.
El síntoma más común es la llamada "Clorosis férrica (carencia de Hierro)" que se revela con el amarillento de las hojas.
4. Humus
El humus es una materia orgánica que hay en todos los suelos (en unos más que en otros) y que tiene unas cualidades especiales que aporta varios beneficios al suelo:
  • Lo esponja dándole mejor estructura.
  • Retiene agua y minerales para que las raíces los vayan tomando.
  • Aporta nutrientes minerales (nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio, etc.) cuando se descompone por la acción de los microorganismos que viven en el suelo.
  • Las raíces se encuentran mejor en un suelo rico en humus que en uno pobre.
Como hemos visto en el caso de los Abonos de Suelos, cuando se aporta a la tierra estiércol, mantillo, turba, hojas, o cualquier otro material orgánico es atacado por los microorganismos y un porcentaje de su peso se transformará en humus. De esta forma estamos aumentando el nivel de humus de ese suelo.
Cada especie arbórea, y vegetal en general, tiene sus propias exigencias. Hay unas que gustan de un suelo rico en materia orgánica, otras normal y otras que, incluso, prefieren un suelo pobre en humus, por ejemplo, las del desierto o de clima Mediterráneo. Si plantas un Magnolio, una Camelia, etc., aporta bastante materia orgánica, pero si plantas un Algarrobo, no es tan importante. Son unos ejemplos cualquiera.
5. Nutrientes minerales
Con los nutrientes minerales (Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Hierro,... así hasta 13) ocurre algo similar al humus. Hay plantas que consumen más elementos minerales que otras y los necesitarán en gran cantidad en el suelo para prosperar adecuadamente.
Fertilizante
Mediante abonos se puede aportar cualquiera de los 13 elementos que necesita toda planta. Sin embargo, la mayoría de abonos o fertilizantes que usamos (líquidos o sólidos) suelen incluir sólo 3 elementos, el Nitrógeno, el Fósforo y el Potasio. Son igual de importantes que los otros 10 restantes, lo que pasa es que las plantan consumen mucha más cantidad de éstos 3 que de ningún otro.
El Hierro o el Magnesio, se usan de vez en cuando como fertilizantes aparte. Por ejemplo, en suelos calizos (pH alto, alcalino) es frecuente que falte el Hierro, Manganeso, Cobre... Las plantas sensibles a su carencia lo acusan, volviéndose amarillas las hojas.
Como, seguramente, no vas a analizar tu suelo para ver qué tal está en nutrientes minerales, que sepas estas 2 cosas:
1. Un suelo rico en materia orgánica (humus) es rico en Nitrógeno. Cuanto más estiércol, mantillo o turba eches más Nitrógeno y humus tendrá. Recuerda que el humus se produce en el suelo, por los microorganismos que atacan la materia orgánica que aportamos (estiércol, turba, mantillo, guano, etc.).
2. Un suelo arcilloso contiene más nutrientes que uno arenoso, que es más pobre. Ejemplo extremo de suelo arenoso es la arena de la playa. Ésta tiene de todos los elementos pero en muy poquita cantidad, insuficiente para la mayoría de plantas de jardín, exceptuando cactus, crasas, y algunas otras.
Publicar un comentario