1 de enero de 2010

Problemas fisiológicos: La falta de nutrientes esenciales

Las plantas extraen del ambiente, sobre todo por medio de sus raíces, los elementos nutritivos necesarios para su alimentación.

El exceso o falta de uno de ellos puede ocasionar serios problemas, llegando a poner en peligro la vida de la planta si no se remedia a tiempo.

Entre los elementos nutritivos esenciales, es decir aquellos que no pueden faltar, tenemos:
  • Nitrógeno
  • Fósforo
  • Potasio
  • Hierro
NITRÓGENO

La falta del mismo en la alimentación de la planta se caracteriza porque ésta se desarrolla mal.

Los entrenudos son muy cortos, los brotes jóvenes son más delgados y las hojas toman una coloración amarillenta. La planta toma un aspecto raquítico y amarillento.

El exceso de nitrógeno por el contrario, ocasiona un desarrollo superior a lo normal, mayor cantidad de follaje, las plantas tienen un color verde intenso y hay predominio de hojas siendo escasa la floración.

Las plantas abonadas con un exceso de nitrógeno son más sensibles a las plagas y enfermedades.

FÓSFORO

La carencia de este elemento ocasiona raquitismo al igual que el nitrógeno; las plantas poseen pocos brotes; las hojas toman un color rojizo o azulado.

Si la carencia es muy acusada los bordes de las hojas se secan tomando un color pardo oscuro.

El exceso de fósforo parece no ocasionar daño alguno.

POTASIO

La falta de potasio ocasiona clorosis entre los nervios de las hojas de algunas plantas.

La clorosis se conoce por el amarillamiento o decoloración del tejido de las hojas debido a la carencia de clorofila.

También ocasiona una necrosis (muerte) y enrollamiento de los bordes de las hojas, los brotes jóvenes son escasos y delgados, llegando incluso a secarse.

El exceso de potasio en principio no ocasiona ningún daño, si bien suele presentarse carensia de otros elementos por interposición de este. Por ejemplo, la falta de potasio reduce la disponibilidad del hierro para la planta.

HIERRO

La carencia de hierro es una de las causas más comunes asociadas a la clorosis.

Las plantas necesitan hierro para la formación de la clorofila. La clorofila da a las hojas su color verde y es necesaria para que la planta produzca los alimentos que necesita para su propio crecimiento. El hierro es también necesario para muchas funciones enzimáticas que controlan el metabolismo y la respiraciónn de la planta.

En general el hierro se vuelve más insoluble e inalcanzable por las plantas en la medida que el pH del suelo sube por encima de 6.5 - 6.7; cuando el pH es 7.0 se dice que el suelo es neutro; por debajo de 7.0 el suelo es ácido; arriba de 7.0 es alcalino. En la mayorí a de las plantas y como término medio, el hierro se puede absorber solamente como ion libre (Fe++) cuando el suelo se encuentra desde neutro a algo ácido

La falta de hierro se presenta en la mayoría de los casos en terrenos con abundante cal ya que ésta bloquea al hierro, haciendo que éste nos sea asimilable por la planta.

Sugerimos para mayor información visitar este sitio web: SABELOTODO.ORG

Publicar un comentario