24 de abril de 2009

Suelos: Origen y estructura física.


El sábado pasado empezamos finalmente el curso de jardinería y quemos ir compartiendo con ustedes los contenidos básicos de los encuentros que tengamos.

Todos sabemos que las plantas están arraigadas en el suelo, pero muy pocas veces somos conscientes de la importancia que éste tiene en el buen crecimiento y desarrollo de ellas en nuestro jardín.

Por eso iniciamos el curso hablando de los Suelos, de su origen y composición; ya que saber esto nos va a dar muchas de las soluciones que podemos encontrar ante un jardin empobrecido o con poca vida vegetal. Mirar las condiciones del suelo, veremos más adelante, es el primer paso para iniciar una intervención positiva en el jardín.

El suelo es un cuerpo natural proveniente de distintos procesos físicos, químicos y biológicos, actuando sobre el material original, que le imprimen rasgos característicos y es capaz de soportar la vida vegetal.

El suelo es un sistema dinámico y en constante evolución. En su proceso de formación, los diferentes tipos de rocas fueron alterados por la acción de los factores ambientales y dieron origen, primero al material madre del suelo y luego al suelo mismo.


A partir de este material disgregado, llamado también “roca madre”, se fueron formando los suelos, debido a la acción del clima, el relieve, agua y los organismos vivos, que fueron actuando durante siglos sobre esa roca madre o material original.


Los grandes macizos rocosos, como por ejemplo la Cordillera de los Andes, se vieron afectados a lo largo del tiempo, principalmente por estos factores que los fueron disgregando en bloques o fracciones cada vez más pequeñas, contribuyendo a dar origen a nuestros suelos.





En esta imagen pueden ver un gráfico del proceso que describimos:Las fuerzas de la naturaleza, al actuar lenta e incesantemente sobre las rocas, son las responsables de los suelos que hoy pisamos y cultivamos. Este proceso no se detiene y su evolución es continua.

¿CÓMO SE FUERON FORMANDO LOS SUELOS?

El material disgregado, producto de la alteración de las rocas, permanece en el lugar o es transportado por el agua y el viento a otras zonas, donde se va depositando en capas sucesivas de acuerdo al tamaño de las diferentes partículas.

Las fracciones de mayor peso y volumen se localizaron en las cercanías de los macizos montañosos (origen), mientras que las más livianas y pequeñas fueron trasladadas por acción de estos agentes, a regiones más lejanas. Un ejemplo de ello, es el material que dio origen a los suelos de la Región Pampeana, conocido como loess, integrado principalmente por sedimentos de grano fino, fácilmente transportados por el viento.

Los suelos son el resultado del lugar y el ambiente en el que se han desarrollado, observándose en suelos maduros una sucesión de capas u horizontes que constituyen lo que denominamos perfil del suelo.


¿LAS PARTÍCULAS DEL SUELO SON DEL MISMO TAMAÑO?

Si se toma un trozo o agregado de suelo y se lo observa con detalle, se pueden distinguir una parte sólida y una porosa, la que en parte está ocupada por aire y otra parte por agua.

La fracción sólida, constituida fundamentalmente por minerales, presenta partículas de diversos tamaños: desde macroscópicas a fracciones no visibles, aún con los microscopios comunes.

En base al tamaño, estas partículas se pueden clasificar como:
  • ARCILLA, fracción fina, menores de 0,002 mm ó 2 micrones (u)
  • LIMO, fracción intermedia, entre 0,002 a 0,020 mm ó 2-20 micrones (u)
  • ARENA, fracción gruesa, entre 0,020 a 2 mm ó 20 u a 2 mm.
Publicar un comentario