17 de noviembre de 2009

Un problema común en nuestros jardines: Falta de agua y compactación del suelo.

En los últimos trabajos constatamos un defecto muy común en los jardines sobre el que nos parece oportuno decir alguna palabra: la falta de agua y la compactación del suelo.

En jardines con alta población de vegetales, sobre todo árboles de muchos años y grandes copas, se manifiesta una falta de agua muy pronunciada.

Sucede que muchos no toman conciencia que tenemos que pensar que el volumen de la copa se corresponde con un 80 % del mismo volumen en las raíces, que absorben continuamente agua para poder alimentar el proceso de vida del vegetal.

Si a esto le sumamos la sombra que esa copa proyecta sobre el suelo observaremos que, de no haber un riego abundante y asiduo, el pasto debajo de los árboles es muy escaso. La falta de agua y la falta de sol es el principal obstáculo para el crecimiento del cesped.

Sabemos que la Estructura del suelo, sobre todo la superficial, influye en el movimiento del agua y la retención hídrica, sobre el ciclo de nutrientes, la penetración de las raíces y en el rendimiento de los vegetales.

De allí que gran parte de la actividad de mantenimiento del jardin consiste en:
  • riego,
  • remoción de la tierra (punteada, carpido, desmalezado),
  • creación de mantillo o compost orgánicos, que tiene que ver con el mejoramiento del suelo, de donde se alimentan fundamentalmente las plantas, porque de allí toman agua y nutrientes que,
  • con la energía solar transforman en los componentes que les permiten vivir saludablemente.
En síntesis, como decían nuestras abuelas: "Buena tierra, suficiente agua y abundante luz solar: secretos de un buen jardin".
Publicar un comentario